Certificación de Competencias Laborales

La industria salmonicultora aún tiene un alto porcentaje de trabajadores con baja calificación formal, falta de competencias básicas y, en algunos casos – por los problemas de dispersión geográfica de la actividad- insuficiente acceso a la capacitación laboral.

De ahí que SalmonChile y sus empresas asociadas hayan apostado -desde que partió el programa en calidad de piloto el año 2006- por incorporarse al Sistema de Evaluación y Certificación de Competencias Laborales (ChileValora), mecanismo transparente y confiable que permite acreditar de manera independiente los conocimientos, habilidades y aptitudes de la fuerza de trabajo -de la industria o independientes-, que realice oficios específicos y que no cuentan con un título de educación tradicional.

Tras la aprobación del cambio de estatutos, SalmonChile se constituye como Centro de Evaluación y Certificación de Competencias Laborales, el 16 de Enero de 2014, demostrando su compromiso con las empresas y los trabajadores en esta área. El gremio fue acreditado por ChileValora para desarrollar procesos de evaluación y certificación de los trabajadores del sector acuícola, subsector salmón, en 11 de los 21 perfiles ocupacionales actualmente validados en el Catálogo Nacional.

PERFILES AREA CULTIVO

  • Operario Centro de Engorda
  • Operario Centro de Smolt
  • Supervisor de Cultivo de Smolt y Engorda
  • Operario de Alevinaje
  • Operarios de Ovas
  • Supervisor de Piscicultura
  • Buzo Acuícola
  • Supervisor de buceo
  • Asistente de Salud de Peces
  • Asistente de Bioseguridad

PERFILES AREA PROCESAMIENTO

  • Asistente de Frigorífico
  • Jefe de Turno
  • Operario de Empaque
  • Operario de Frigorífico
  • Operario de Limpieza y Esviscerado
  • Operario de Línea de Proceso
  • Operario de Matanza
  • Operario de Túnel de Frío
  • Operario de Valor Agregado
  • Supervisor de Línea
  • Asistente de Calidad

Hasta la fecha ya suman cerca de tres mil los hombres y mujeres de la Industria salmonicultora nacional que- apoyados por sus empresas – han logrado acceder a la certificación de sus competencias laborales, lo que implica el reconocimiento formal de su experiencia, conocimientos, habilidades y aptitudes adquiridas a lo largo de su vida laboral, además de mayor empleabilidad, profesionalización, orgullo, reconocimiento y satisfacción personal, junto con orientar mejor su trayectoria formativa.