Home > Comunidades > Diálogo Laboral

Diálogo Laboral

Estimado Asociado,

El sector salmonicultor chileno ha desarrollado a lo largo de tres décadas, una actividad económica cultivando distintas especies de salmón gracias a las condiciones extraordinarias que posee Chile con sus aguas prístinas movidas por la corriente de Humboldt a través de fiordos y canales, convirtiéndolo en el segundo productor del mundo. La salmonicultura chilena es uno de los sectores de la economía nacional, donde poseemos ventajas comparativas evidentes y es un pilar de la estrategia exportadora, como gran jugador global. Hoy los productos del sector, llegan a consumidores en los cinco continentes, generando cadenas logísticas que atraviesan el país y el mundo.

La producción del salmón en las regiones X, XI y XII que se ha convertido en la principal fuente de trabajo en el sur del país, generando cadenas de suministro que han permitido crear innumerables empresas proveedoras de insumos y servicios. Asociado a este encadenamiento productivo, está el empleo de decenas de miles de personas de todos los niveles de preparación, el pago de sueldos, cotizaciones e impuestos, permitiendo el desarrollo del país.

Como toda obra humana y especialmente aquellas de corta edad, la salmonicultura aprende y evoluciona conforme va enfrentando los desafíos multidimensionales, tales como medioambientales, financieros, productivos, regulatorios, sociales y laborales. Actualmente, la industria se está avocando con aun mayor énfasis en el establecimiento de buenas relaciones con las comunidades y territorios donde opera, buscando no solo ser un buen vecino, sino ser percibido y apreciado como tal. En este contexto y sin perjuicio del orgullo por lo que se ha construido en conjunto con nuestros asociados, colaboradores, proveedores y comunidades durante los últimos 30 años, quedan desafíos que activamente se quieren superar.

En ese camino, la mirada del entorno busca darle un énfasis renovado a las relaciones con los trabajadores y colaboradores que trabajan en las empresas productoras de salmón, y en todas aquellas que conforman el encadenamiento productivo completo desde el desarrollo de la genética hasta la mesa del consumidor final.

El ánimo inspirador es la construcción de relaciones laborales de confianza, donde impere la transparencia, la franqueza y la búsqueda de lugares de comunes intereses y beneficios. Relaciones que permitan desarrollar el sector y hacer a Chile más competitivo, pero simultáneamente, ser fuente de generación de buenos empleos que no solo signifiquen una retribución justa por el esfuerzo, sino promuevan el desarrollo humano de las personas.

Actualmente, la salmonicultura es una industria donde los trabajadores tienen ya altas tasas de sindicalización y donde las remuneraciones promedio, superan los indicadores nacionales. Son estos trabajadores que se avocan a manejar las distintas etapas de la producción de un ser vivo que posee sus ciclos propios que imponen a todos altos niveles de exigencia, cuidado y responsabilidad no solo para llegar con un producto de calidad a la mesa del consumidor, sino hacerlo respetando el medio ambiente y el bienestar animal.

En este esfuerzo renovador, la industria de la salmonicultura ha sostenido múltiples y diversos diálogos con distintas organizaciones de trabajadores del sector y autoridades laborales, con el objetivo de identificar buenos estándares y prácticas que, estando diseminadas en el sector, conforman un conjunto de relacionamiento deseable entre empresas y trabajadores. Adicionalmente, estos diálogos han permitido levantar inquietudes y aspiraciones de los trabajadores, no solo de las empresas productoras de salmón, sino de todo este “gran sector de la salmonicultura”, el cual incluye a sus proveedores de insumos, servicios, etc.

Todas las inquietudes recogidas en este periodo de tiempo, están a vuestra disposición en el presente documento PROGRESANDO LA SALMONICULTURA CHILENA.

Entendiendo que la relación entre empresa y trabajadores es única y exclusiva entre cada empresa particular y los trabajadores que la forman, esperamos que la información que ponemos a su disposición le sea de utilidad para que su empresa desarrolle relaciones laborales de confianza, constructivas, y duraderas con su gente.

Finalmente, la acuicultura en Chile, y en particular la salmonicultura, nos pertenece a todos, empresarios, trabajadores y miembros del clúster, y entendemos que solo trabajando en conjunto podremos desarrollarla integral y sustentablemente en el tiempo.

Afectuosamente,

Felipe Sandoval
Presidente SalmonChile A.G.




PROGRESANDO LA SALMONICULTURA CHILENA: DIÁLOGO Y FOMENTO DE BUENAS PRÁCTICAS

La industria salmonicultora chilena está viviendo una época marcada por la velocidad de los cambios, donde el fortalecimiento de las relaciones laborales es uno de los factores clave para asegurar la sostenibilidad del sector.

Bajo esta premisa se ha adoptado el desafío de proponer un énfasis renovado a la vinculación con los colaboradores de las empresas que forman parte del ciclo productivo. El ánimo inspirador es la construcción de relaciones estrechas, donde impere la transparencia, el diálogo y la búsqueda del bien común.

En este esfuerzo, la industria salmonicultora ha sostenido múltiples y diversos diálogos con autoridades, ONGs y agrupaciones de trabajadores, tales como la Coordinadora Nacionales de Trabajadores del Salmón y Ramas Afines, y el documento suscrito el año 2014 en el marco de los Diálogos Sociales, con el objetivo de identificar estándares y prácticas que promuevan el fortalecimiento de la vinculación entre empresas y colaboradores. Como resultado se logró distinguir cinco ámbitos principales de acción, los cuales fundan nuestra invitación de cara a la construcción de una Industria sostenible:

  • I. Contractuales
  • II. Salud y Seguridad
  • III. Género y Maternidad
  • IV. Instrumentos de Apoyo y Protección
  • V. Relaciones Laborales
I.- CONTRACTUALES

El análisis de las características del sector permite identificar ciertas realidades productivas o de la naturaleza y esencia misma del cultivo y producción del salmón, donde la estacionalidad, los factores climáticos, el encadenamiento logístico, la infraestructura, las condiciones biológicas y el aislamiento territorial, obligan al país a contar con flexibilidades productivas particulares, que se traducen en relaciones laborales que deben tener condiciones especiales. Con todo, la industria -empresas y trabajadores- busca reforzar sus vínculos contractuales de forma que promuevan no sólo la estabilidad, sino la oportunidad de mutuamente beneficiarse de la experiencia y capacitación adquirida.

En este contexto, la necesidad intrínseca del sector de contar con contratos por plazos establecidos por estacionalidades o ciclos productivos, por tareas o faenas que tienen un principio y término definido, más que ser una fuente de vulnerabilidad para los trabajadores, debe entenderse como una fuente de oportunidades para el desarrollo personal, entendiendo que los ciclos, estacionalidades, faenas o tareas son siempre repetitivos y recurrentes en el tiempo, siempre que el sector se mantenga competitivo y pueda seguir sirviendo eficazmente a los consumidores del mundo.

En este contexto, la existencia de contratos por obra o faena, por ejemplo, puede contener ciertas prácticas que busquen de mejor forma los propósitos anteriores, tales como:

  1. Para aquellos trabajadores a quienes se les dio la oportunidad de trabajar bajo un tipo de contrato de obra o faena, las empresas pueden buscar formas de reservar ciertos beneficios para cuando la obra o faena ha terminado y, especialmente, cuando ha debido ser terminada por la empresa forzosamente con anterioridad a lo previsto, situación que puede deberse a múltiples factores más allá de la voluntad del empleador. Dado que en estos casos el finiquito del trabajador no obliga a una indemnización por tiempo trabajado, es posible dejar contractualmente establecidos beneficios que pueden tomar la forma de una indemnización voluntaria.
  2. Una de las áreas de mayor vulnerabilidad de las personas se refiere a la edad pasiva, luego de la jubilación, etapa impactada en sus ingresos por la existencia de “lagunas” previsionales1. Para personas que trabajan en sectores estacionales, cíclicos o que necesitan la flexibilidad de contratos de plazos fijos u obras/faenas terminadas, los beneficios también pueden tomar la forma de mayor protección previsional.
  3. En un contexto de libre competencia, las empresas que trabajan asociadamente con empresas productoras en las plantas de proceso, tales como contratistas o subcontratistas, y luego del análisis que deben hacer del conjunto de prácticas seguidas por las empresas asociadas, les cabe buscar una homologación en la aplicación específica que adopten de las formas contractuales.
II.- SALUD Y SEGURIDAD

Como muchas actividades desarrolladas en ambientes abiertos y en relación con la naturaleza, la salmonicultura es un sector expuesto a riesgos ocupacionales especiales, que obliga a redoblar los esfuerzos por contar con ambientes de trabajo seguros, si se desea tener niveles de seguridad ocupacional superior al promedio nacional.

Un desafío importante es traspasar estos propósitos y objetivos a las empresas contratistas, subcontratistas o proveedoras, pues la necesidad de contar con ellas nunca debe radicar en un relajamiento de estos elementos de seguridad ocupacional.

Indispensable para cumplir con esta aspiración resulta la necesidad de un estándar cultural y educacional de los trabajadores, que permita mayores niveles de autocuidado, como factor determinante en materia de salud y seguridad en el trabajo.

Para alcanzar estos objetivos, se han identificado buenas prácticas en los siguientes aspectos:

  1. CAPACITACIÓN

    La seguridad ocupacional descansa no sólo en la existencia de equipamiento necesario y adecuado; de protocolos de actuación y señalética que guíen el correcto proceder, sino sobre todo, en que las personas involucradas trabajen y se comporten de acuerdo a lo que ha sido recomendado o establecido. Para ello, las capacitaciones regulares efectivas son el principal medio para lograrlo.

    Los aspectos específicos en que la capacitación hará la diferencia, tienen relación con:

    1. Características del medio ambiente, la naturaleza, el territorio, la fauna y flora acompañante, etc., que rodea el trabajo de las personas. Ello no sólo buscará cuidar y proteger a las personas, sino al mismo medio ambiente en que se desenvuelve la salmonicultura, incluyendo los aspectos sanitarios que son de tanto efecto en este sector.
    2. Gracias a la periodicidad y repetición de las capacitaciones, con aplicaciones prácticas, orientar hacia la prevención de riesgos específicos que pueden producirse en los puestos de trabajo, así como de las consecuencias que producen los accidentes laborales, tanto para el trabajador como para su familia en casos de desgracias.
    3. Características de las medidas, equipos, implementos y protocolos de seguridad laboral implementados al interior de cada una de sus respectivas áreas, con especial énfasis en el correcto uso de los elementos entregados para mitigar riesgos. Aquí es necesario reforzar permanentemente capacitaciones técnicas a todos los trabajadores en el correcto uso de elementos de protección personal (EPP) y protocolos d e seguridad laboral.
    4. En función de la evolución de las tasas de accidentabilidad y otros factores, analizar el impacto real que las capacitaciones están teniendo en los resultados de seguridad, procurando incorporar elementos de reconocimiento (o incentivos) frente a evoluciones favorables. Adicionalmente ello permitirá una correcta focalización de los esfuerzos en aquellas áreas o actividades de mayor riesgo.
  2. BUCEO

    Esta es un área particularmente sensible del sector, muy necesaria, pero donde pueden generarse los mayores desafíos para un ambiente de altos niveles de seguridad ocupacional. Por ello, se han identificado recomendaciones en las siguientes líneas de acción:

    1. Contar con procedimientos de buceo seguros, para salvaguardar la integridad física y la salud de los involucrados, donde los elementos físicos (equipos) cuenten con mantenciones oportunas y certificaciones de buen estado, realizadas por empresas independientes.
    2. Capacitar constantemente sobre los procedimientos de buceo adecuados a aquellos trabajadores que efectúen este tipo de funciones, buscando la obtención y renovación oportuna de sus licencias de buzo.
    3. Incorporar programas de autocuidado específico para los buzos, que consideren aspectos propios del trabajo de buceo, su adecuada alimentación y el tipo de estilo de vida que le es más beneficiosa.
  3. SALMONCHILE PROMUEVE QUE LOS ESTÁNDARES DE SEGURIDAD UTILIZADOS POR LAS EMPRESAS CONTRATISTAS Y SUBCONTRATISTAS SEAN COHERENTES y CONSISTENTES A AQUELLOS USADOS POR EMPRESAS SALMONERAS Y VICEVERSA.

    Es particularmente importante que las empresas exijan estándares iguales o superiores para trabajadores externos que cumplen funciones para la empresa, de aquellos exigidos a los propios trabajadores. Esto es especialmente válido en casos de:

    1. Uso de elementos de protección personal (EPP) que cuenten con todas las certificaciones exigidas.
    2. Protocolos de seguridad laboral equivalentes y/o certificados para las labores contratadas.
    3. Exigencias de licencias y estado físico y mental.

    En estas labores, es recomendable efectuar talleres y/o charlas inductivas en materia de seguridad laboral dirigidas a representantes de empresas contratistas y sus respectivos prevencionistas de riesgo; prestar asesoría en materias de seguridad laboral a los prestadores de servicios, auditar periódicamente a las empresas contratistas y subcontratistas para verificar el cumplimiento de las exigencias en materia de seguridad laboral que individualmente se les hubiesen impuesto en los respectivos contratos.

  4. ORGANISMOS COLABORADORES EN LA SEGURIDAD

    Para promover el conocimiento por parte de los trabajadores respecto del alcance de la labor que desarrollan las Mutualidades y la Superintendencia de Seguridad Social (SUSESO), se recomienda:

    1. Realizar talleres de trabajo en que la SUSESO y las Mutualidades informen la situación de la industria en materia de salud y seguridad ocupacional; la evolución de las enfermedades profesionales en el sector y calificación de las mismas; las cifras de accidentabilidad y siniestralidad agregadas de la industria; los beneficios generales a los que pueden acceder los trabajadores en las Mutualidades; el sistema de reclamos por concepto de prestaciones médicas y calificación de accidentes; las instancias de reconversión de trabajadores afectados por enfermedades profesionales; así como la regulación de licencias y preexistencias.
    2. Promover que los propios trabajadores, individual o colectivamente, identifiquen e informen respecto de áreas de riesgos que no están adecuadamente cubiertas, o deficiencias detectadas en el sistema, así como alternativas de mejora.
    3. Promover al interior de las empresas, que existan mecanismos de seguimiento de los acuerdos que se adopten en materias de seguridad ocupacional, y facilitar las instancias para que cada empresa y sus trabajadores puedan verificar los avances esta materia.
III. GÉNERO Y MATERNIDAD

La incorporación de la mujer a la fuerza laboral ha permitido a Chile expandir sus capacidades productivas en todos los sectores, otorgando a las mujeres la posibilidad de acceder a un mayor bienestar y un mejor estándar de vida para ellas y sus familias.

En la industria del salmón, la participación de las mujeres en la cadena productiva y, particularmente en los procesos secundarios, es destacada, por lo que estos criterios generales de apoyo a las mujeres y madres resultan del todo pertinentes.

  1. PROTECCIÓN A LA MATERNIDAD

    La industria promueve el respeto por los derechos fundamentales de las mujeres y madres trabajadoras y, en consecuencia, fomenta las siguientes prácticas:

    1. Reubicar a las trabajadoras embarazadas en puestos y zonas de trabajo que protejan y cautelen su estado de salud y el bienestar del nonato, procurando preservar sus ingresos y demás beneficios pactados contractualmente.
    2. Para aquellos casos en que la mujer queda embarazada durante el período de tiempo en que realiza una tarea o faena definida o durante el plazo fijo en que se estableció su trabajo, es deseable que los empleadores -en la medida de sus posibilidades- faciliten las condiciones para que las mujeres embarazadas puedan acceder a los beneficios que las normas legales contemplan para las mujeres embarazadas que trabajan de manera indefinida en una empresa. En otras palabras, dado que el Estado ha dispuesto ciertos beneficios para las embarazadas que tiene que ver con su derecho a pre y post-natal pagado, procurar las condiciones para que ello sea extensivo a aquellas mujeres que no convinieron trabajos indefinidos.
    3. Promover el cuidado y estimulación precoz de los hijos pequeños de las trabajadoras, para su propio bienestar y el de la madre. Ello implica que se buscan las condiciones que permitan que ellas cuenten con este beneficio en o cerca del lugar de trabajo, o de lo contrario se les entreguen algún beneficio que les permita obtenerlo directamente.
  2. EQUIDAD LABORAL

    Con el correr de las décadas, la incorporación de la mujer al mundo laboral ha puesto como materia importante, la equidad en el trato laboral de hombres y mujeres.

    Las buenas relaciones laborales contemplan que las empresas promuevan la equidad interna en el trato a sus trabajadores y colaboradores, de forma que la retribución por dos trabajos iguales o equivalentes, sea también igual, y que las diferencias de compensaciones al interior de la empresa, respondan sólo a diferencias de la actitud, la experiencia y la productividad aportada por el trabajador. Adicionalmente, también implica verificar condiciones para que hombres y mujeres tengan igual acceso a las diversas oportunidades laborales dentro de la empresa.

    Los criterios anteriores son consistentes con buenas prácticas que incluyan:

    1. En las descripciones de cargo o posición, evitar que haya condiciones que privilegien uno u otro género, como requerimiento para su contratación.
    2. enerar condiciones que aseguren el respeto mutuo entre trabajadores y eviten toda clase de abusos o acosos. El grado de exigencia a los trabajadores, que queda establecido en los contratos suscritos, no debe contemplar tratamientos distintos para hombres y/o mujeres.
    3. Cuando sea posible, promover y facilitar el acceso de todos los trabajadores, sin discriminación alguna, a instancias de capacitación técnica y habilidades que mejoren su desempeño y productividad futura, de forma que accedan a cargos de mayor calificación y mejor retribución.
    4. Asegurar que existan instancias de observancia del mutuo respeto que debe existir entre trabajadores y/o entre un trabajador y sus niveles superiores.
IV. INSTRUMENTOS DE APOYO A TRABAJADORES (ACTIVOS E INACTIVOS)

Relaciones constructivas y fructíferas para con los trabajadores son un factor importante del desarrollo de la industria del salmón, toda vez que se da especialmente entre las regiones X y XII una situación en que el salmón ofrece las mejores y más numerosas oportunidades de desarrollo profesional para las personas que viven en estos territorios, y a su vez, sólo es posible desarrollar con la colaboración de las personas que allí habitan. Este círculo que puede ser virtuoso, es conveniente cuidarlo y estimularlo.

Para ello, existen oportunidades de beneficios para todos, buscando herramientas que promuevan un desarrollo integral en la zona, y procuren mitigar los impactos que en la estabilidad laboral producen factores intrínsecos a la actividad del sector, por medio de una instancia de gestión laboral-social, que esté al servicio de trabajadores, salmonicultores y actividades prestadoras de servicios o insumos específicos. Entre otras materias, podría explorar: oportunidades para mitigar los efectos de “lagunas” previsionales1; la más efectiva búsqueda de trabajo para personas sin empleo y la búsqueda de talentos con experiencia para empresas con necesidades de personal; el apoyo de expertos en busca de oportunidades profesionales y emprendimientos a personas desempleadas; gestionar recursos públicos y privados para la entrega de capacitación y formación, especialmente en aquellas labores de común aplicación; el apoyo y orientación a colegios profesionales e institutos para la formación de profesionales que luego puedan trabajar en la salmonicultura; entre otras. Esta instancia es un relanzamiento de la “Red Salmón” 2 creada en 2009 como respuesta a la crisis del virus ISA.

V. RELACIONES LABORALES

Todo lo anteriormente señalado se potencia y fructifica cuando hay buenas relaciones entre los empleadores y sus trabajadores, ya sea que haya o no sindicatos. Sin duda es deseable que éstas fluyan de forma constructiva y positiva. Para ello, resulta funcional la existencia de reuniones periódicas entre los niveles superiores directos/medios del empleador y su sindicato específico, que den cuenta de los propósitos comunes y sus avances, todo ello debidamente documentado. Y también la extensión de estas instancias de conversación entre directivas y la alta gerencia de las empresas, para entregar información de mutuo interés, al menos una o dos veces al año.


1 Lagunas Previsionales: suspensión temporal del contrato de trabajo, período en el cual el trabajador no cotiza, mermando de esta forma su ahorro previsional.

2 Instancia creada por SalmonChile y sus empresas asociadas con el objetivo de minimizar el impacto social que provocó en el empleo la aparición del Virus ISA en el año 2009. Operó con éxito hasta el año 2013 y fue relanzada en 2016.