Home > Noticias > La mujer en la industria del salmón
Publicado el 28 de noviembre, 2014

La mujer en la industria del salmón

Columna Andres Pincheira5

Históricamente, la participación laboral femenina en Chile ha sido baja, y aunque en los últimos 25 años ha aumentado casi 13 puntos porcentuales, aún estamos por debajo de muchos de los países de la OCDE.

Hoy, los distintos sectores productivos han comenzado a abrirse a la inclusión de mano de obra femenina, donde antes no se desempeñaban o se consideraba en su mayoría mano de obra masculina. Actualmente existe una apertura hacia la mujer, quienes han demostrado poseer cualidades y aptitudes muy valoradas desde la perspectiva laboral, como la responsabilidad y la pulcritud, además de ser metódicas y dispuestas a aprender nuevos oficios.

Durante el 2014 se presentaron los resultados de un estudio de Situación Laboral en la Industria del Salmón, el cual revela la alta inclusión de la mujer en rubro, donde un 30% de los puestos de trabajo son ocupados por mujeres. La salmonicultura es una industria que requiere de muchas mujeres, sobre todo en las plantas de proceso y pisciculturas, motivo por el cual desde sus inicios ha tenido una alta inclusión laboral femenina.

Aysén no está ajena a esta realidad, y su inclusión en nuestro sector ha demostrado ser un importante impulso al desarrollo y progreso, tanto de los habitantes del litoral como de la región. Al contratarlas, la industria apoya indirectamente a las familias que salen adelante gracias al esfuerzo de las madres, quienes en muchas ocasiones son el único sustento económico del núcleo familiar.

Esta tendencia no sólo se da en Aysén, sino en otras regiones salmonicultoras como Los Lagos, La Araucanía y Magallanes donde operan pisciculturas y plantas de proceso y la participación de la mujer también es de gran cuantía. Tanto en las pisciculturas como en las plantas de procesamiento la mujer destaca por sobre los varones en diferentes labores, gracias a su motricidad fina, concentración y rapidez, lo que hace que sean altamente requeridas para diversos puestos. Además, las mujeres han mostrado altos niveles de seriedad y responsabilidad para asumir cargos de supervisión y control, lo que les ha permitido hacer carrera dentro de las diferentes empresas

Este es un tema que enorgullece a la industria del salmón, sin embargo, también representa un gran compromiso. Las empresas han comenzado a capacitar a sus trabajadoras, desarrollando nuevas habilidad y reforzando las que ya poseen, permitiéndole a la mujer integrar nuevos oficios y rubros, llegando a desempeñar labores incluso en los centros de engorda en mar.

Como gremio esperamos seguir mejorando en este ámbito, apoyando a las familias de Aysén y a las mujeres de las regiones del sur austral del país, trabajando permanentemente en el fortalecimiento del capital humano y una mayor inclusión femenina.