Salmonicultura

El desarrollo del sector acuícola salmonero en Chile se sustenta en el uso permanente de tecnologías e innovación, ciencia aplicada, fortalecimiento del capital humano y un constante trabajo público-privado.

Uno de los principales desafíos de la Industria es trabajar conscientes de la realidad en cuanto a la sustentabilidad, el medioambiente, lo económico y lo social. Es por esto que la producción de Salmón Atlántico (Salar), Salmón del Pacífico (Coho) y Trucha Arcoiris, cuentan con un sólido marco regulatorio que protege el activo sanitario medioambiental.

El proceso productivo del sector acuícola se rige por las más exigentes certificaciones nacionales e internacionales en las áreas de calidad, seguridad y salud ocupacional, inocuidad alimentaria y medio ambiente.

Somos el segundo sector exportador más grande del país, y también, el segundo productor de salmones a nivel mundial. Generamos más de 61.000 empleos directos e indirectos en las regiones de La Araucanía, Los Lagos, Aysén y Magallanes y abastecemos exitosamente a más de 100 mercados en el mundo.

CICLO DEL SALMÓN

El ciclo de producción del salmón se realiza bajo los más estrictos estándares de calidad, certificado por distintas instituciones que avalan el funcionamiento del sector acuícola en el sur del país.

 

 

Hace poco más de 30 años, al advertirse las extraordinarias condiciones hidrológicas, climáticas y geográficas que ofrecían las regiones del sur austral del país, difíciles de encontrar en otra zona del planeta, Chile vio nacer una nueva e importante actividad: la salmonicultura.

Esas condiciones únicas, sumadas al esfuerzo y compromiso humano, han permitido que hoy la industria del salmón de Chile ocupe un lugar destacado entre los productores mundiales, pese a las grandes distancias que existen entre Chile y los mercados de destino.

Por tratarse de una especie que vive en el mar y remonta los ríos para reproducirse, el salmón posee características únicas en su cultivo, que le invitamos a conocer.

El ciclo productivo del salmón consta de diferentes etapas, que están asociadas al tamaño de los peces, a sus requerimientos ambientales y alimenticios y. finalmente, a su procesamiento.