Marcela Bravo, jefa de proyectos de SalmonChile: “Los Acuerdos de Producción Limpia son clave para los avances en sustentabilidad”

Para avanzar en este objetivo, el gremio trabaja en la construcción de un nuevo acuerdo, que busca reducir las brechas ambientales de la industria y aumentar la productividad y competitividad de las empresas.

A poco más de seis meses del inicio de la pandemia del Covid-19, SalmonChile, junto con más de 50 pequeñas, medianas y grandes empresas asociadas, han reactivado su agenda medioambiental. Uno de los ejes principales es un Acuerdo de Producción Limpia (APL), proyecto que se encuentra encabezando el gremio, Marcela Bravo, jefa de proyectos del gremio salmonero revela el estado en que se encuentra esta iniciativa y algunos de los desafíos de la industria nacional para alcanzar la sustentabilidad.

¿Por qué la industria debiese comprometerse en un Acuerdo de Producción Limpia?

Lo que busca la industria es ser cada día más sustentable. Para estos tenemos muchos desafíos, entre ellos la mitigación de gases de efecto invernadero, uso del agua, gestión de residuos y la incorporación de economía circular en la operación, temas que abarca este acuerdo.

En términos de calentamiento global y efecto de los gases de efecto invernadero, lo que busca la industria es poder reducir su huella de carbono y, para esto, es necesario medirla bajo un estándar común y establecer metas de mitigación.

Por otro lado, el APL también aborda el tema de los residuos. Necesitamos poder tener mayor trazabilidad de ellos y generar economía circular. No se puede solo ocupar algo y después botarlo, sino que es súper importante poder generar menos residuos y además reutilizar, reciclar y valorizar. Por eso, otro de los puntos de este acuerdo es la economía circular, cómo desarrollamos junto a gestores y proveedores nuevos proyectos o modelos de negocio de alternativas que aporten a la reducción o valorización de residuos del sector. Hoy, hay un campo enorme en temas de economía circular donde la industria puede trabajar.

Por otra parte, es importante el aporte que pueda hacer la industria a la sustentabilidad en los territorios donde nos desarrollamos, apoyando a las comunidades en estas mismas materias de eficiencia energética, uso de agua y gestión de residuos.

Las Naciones Unidas, en 2012, validó internacionalmente al Acuerdo de Sustentabilidad y Economía Circular como la primera acción de mitigación nacionalmente apropiada, poniendo en valor la estrategia de fomento de Eco-Eficiencia y sustentabilidad implementada por la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático. ¿Cuál es el estado de este acuerdo? ¿Cómo se está avanzando? ¿En qué etapa estamos?

Ya llevamos varios meses trabajando en esto, aunque por la pandemia tuvimos que detenernos. Estábamos haciendo un diagnóstico para poder definir cuáles son las brechas y, por lo tanto, cuáles iban a ser las metas de este acuerdo. Hicimos un diagnóstico con la industria para entender en qué pie estamos, donde además se realizaron talleres, no solo en la Región de Los Lagos, sino que también en Aysén, con las comunidades, tanto pescadores artesanales como comunidades indígenas, vecinos, servicios públicos y proveedores.

A partir de este diagnóstico se definieron las metas y lo que estamos haciendo ahora es consensuar las actividades con todos los involucrados en el acuerdo, para dentro de los próximos meses firmar este Acuerdo de Sustentabilidad.

Hace pocos días, hemos visto diferentes accidentes medioambientales en las notas que surgen desde la industria del salmón, hundimientos, escapes, entre otros. ¿Cómo ve la gremio este tipo de incidentes?

Hay muchos temas en una industria que está muy expuesta, ya que está en más de tres regiones con pisciculturas, centros de mar, plantas de proceso, más de 4 mil pymes que son proveedoras de la industria. Entonces, es innegable que estamos muy expuestos.

Creemos que la industria debe trabajar en la excelencia operacional. Hoy todas las empresas tienen equipos territoriales y están preocupadas, verdaderamente, de cómo se relacionan con su entorno en temas medioambientales y operacionales.

Debemos seguir trabajando en los desafíos que son propios de una industria joven e innovadora que tiene muchas cosas que mejorar. Estamos en esto, sin inmovilizarnos y mirando hacia el futuro, reconociendo los errores del pasado y valorando los aprendizajes.

¿Cuáles son las principales dificultades? ¿Brechas para ir avanzando?

Bueno, las principales dificultades son las que entregó el diagnóstico que se realizó, fue por ejemplo en tema de residuos o el generar un entorno de proveedores de gestores de residuos.

Estamos prácticamente al fin del mundo y todo es más difícil. Pero, la industria durante estos 35 años ha empujado el desarrollo del sur austral, y esperamos que así sea también con la gestión y valorización de los residuos, generar, dentro de los territorios, pymes que puedan también trabajar en estos temas.

Hay comunidades que no tienen agua; ahí hay muchas cosas que la industria puede apoyar de manera innovadora, donde podemos aportar con nuestros desarrollos técnicos y tecnológicos. Hay muchas brechas, pero estamos trabajando en esto.

Este proceso de validación, de implementación, de dar cumplimiento, es voluntario, pero tiene que ver también con compromiso, finalmente con el país, con la región, con las comunidades. ¿Cuánto se demora este proceso de validación e implementación?

Una vez firmado este acuerdo, tiene un tiempo de implementación de 2 años. Además, contempla hitos intermedios, p hay un seguimiento y auditorías para poder ir controlando el cumplimiento de estas metas y de estos acuerdos.

Asimismo, hay consultorías que apoyan el proceso que va haciendo cada empresa y en conjunto, obviamente, con el gremio, que va a ser el que coordine y haga seguimiento a este acuerdo para que se materialice y tenga buenos resultados.

¿Cómo son los pasos a seguir en el acuerdo de producción limpia?

Primero, las empresas tienen que hacerse parte del acuerdo y tenemos un seguimiento periódico. Hay que hacer un diagnóstico efectivamente, para poder calcular la huella de carbono, calcular la huella hídrica, hacer el diagnóstico de qué es lo que están haciendo con los residuos y, a partir de eso, ir avanzando en llegar a las metas que se pone este acuerdo.

Operativamente existirá una consultoría que llevará el proyecto en conjunto con el gremio y las empresas.

La verdad es que un acuerdo importante, que va a ayudar mucho a la industria para seguir siendo de vanguardia, acorde a los tiempos que corren.

 

Entrevista publicada en Aqua.cl.

Contenido relacionado

SalmonChile pide aclarar normativa de nuevo proyecto de ley a Comisión de Pesca de la Cámara

Desde el gremio, expusieron que en el actual proyecto se está excluyendo el artículo 158 de la Ley General de Pesca y Acuicultura, que es el que contiene la excepción para que opere la salmonicultura dentro de las reservas.
Frente a ello, el subsecretario de Pesca, Julio Salas, indicó que no está en el espíritu adelantar hoy una discusión respecto de la Ley General de Acuicultura, por lo que si genera mayor tranquilidad que exista una indicación para “incluir explícitamente ese artículo, es algo que consideramos totalmente pertinente”.